La crin de mandarinas ondeaba como un pañuelo de seda mientras el largo gusano pelaba papas, inclinado sobre la mesada de la cocina. «Vamos a escribir, vamos a escribir», canturreaba con abstracción”: Jerónimo Corregido despliega una mirada que es una lengua viva, un punto de vista que parece el hervor de distintos abordajes de la literatura a las trompadas; una manera de ver el mundo que es una manera de vivir que es una manera de escribir. Con una imaginación desaforada y una obsesión de esas creadoras, implosiona la autoficción y la hace brillar y ondearse como, sí, una crin de mandarinas en llamas. Gabriela Cabezón Cámara

Editorial Malisia

96 p.

Una crin de mandarinas en llamas - Jerónimo Corregido

$1.300
Una crin de mandarinas en llamas - Jerónimo Corregido $1.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Cai Lun Retiro por Belgrano, horario a combinar

    Gratis

La crin de mandarinas ondeaba como un pañuelo de seda mientras el largo gusano pelaba papas, inclinado sobre la mesada de la cocina. «Vamos a escribir, vamos a escribir», canturreaba con abstracción”: Jerónimo Corregido despliega una mirada que es una lengua viva, un punto de vista que parece el hervor de distintos abordajes de la literatura a las trompadas; una manera de ver el mundo que es una manera de vivir que es una manera de escribir. Con una imaginación desaforada y una obsesión de esas creadoras, implosiona la autoficción y la hace brillar y ondearse como, sí, una crin de mandarinas en llamas. Gabriela Cabezón Cámara

Editorial Malisia

96 p.