Marcos Rosenzvaig construye una ficción alucinada sobre el período que el jerarca nazi Adolf Eichmann trabajó y vivió en Tucumán.  

En 1950, recién llegado a la Argentina luego de haber huido de un centro de detención en Europa, Adolf Eichmann –uno de los máximos responsables de la “solución final”, es decir la matanza de 6 millones de judíos–, se traslada a Tucumán. Viaja contratado por una empresa alemana para desempeñarse como hidrólogo en la construcción de una futura represa que nunca pudo concluirse. Su nueva identidad es Ricardo Klement y su rostro es el mismo, ya que se ha ocupado de hacer desaparecer todas las fotografías suyas. Con las herramientas de la novela histórica, Marcos Rosenzvaig se mete en la mente del monstruo y narra en primera persona ese período desconocido en la vida del criminal nazi. 

Como una pesadilla emanada de la mente de Eichmann, la novela convoca los espíritus de los judíos asesinados a los que trata de ahuyentar con planes desbocados para construir un IV Reich en Tucumán con sus cómplices locales. Presencias extraterrestres, proyectos de rescatar a Adolf Hitler escondido en la Patagonia, limpiezas étnicas en el norte argentino. A medida que crece la irracionalidad de sus proyectos, se desarrolla el inquietante vínculo con la preadolescente Cecilia, hija del ingeniero que dirige la obra, y alter ego de su hermana Irmgard, que desde la infancia lejana sigue escribiéndole con tinta invisible las dos palabras que sellaron su destino: “Querido Eichmann”. 

¿Quién soy? Soy el salvador de todas las personas de sano juicio. Ha llegado la hora de que salga de mi anonimato y me presente: soy Adolf Eichmann. Yo firmé el extermino de un millón de judíos. Un millón de personas que no eran dignas de continuar con vida.

Marea editora

PÁGINAS: 248

FORMATO: 23 x 15 cm

ENCUADERNACIÓN: Rústica

Querido Eichmann - Marcos Rosenzvaig

$1.390
Querido Eichmann - Marcos Rosenzvaig $1.390
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Cai Lun Retiro por Belgrano, horario a combinar

    Gratis

Marcos Rosenzvaig construye una ficción alucinada sobre el período que el jerarca nazi Adolf Eichmann trabajó y vivió en Tucumán.  

En 1950, recién llegado a la Argentina luego de haber huido de un centro de detención en Europa, Adolf Eichmann –uno de los máximos responsables de la “solución final”, es decir la matanza de 6 millones de judíos–, se traslada a Tucumán. Viaja contratado por una empresa alemana para desempeñarse como hidrólogo en la construcción de una futura represa que nunca pudo concluirse. Su nueva identidad es Ricardo Klement y su rostro es el mismo, ya que se ha ocupado de hacer desaparecer todas las fotografías suyas. Con las herramientas de la novela histórica, Marcos Rosenzvaig se mete en la mente del monstruo y narra en primera persona ese período desconocido en la vida del criminal nazi. 

Como una pesadilla emanada de la mente de Eichmann, la novela convoca los espíritus de los judíos asesinados a los que trata de ahuyentar con planes desbocados para construir un IV Reich en Tucumán con sus cómplices locales. Presencias extraterrestres, proyectos de rescatar a Adolf Hitler escondido en la Patagonia, limpiezas étnicas en el norte argentino. A medida que crece la irracionalidad de sus proyectos, se desarrolla el inquietante vínculo con la preadolescente Cecilia, hija del ingeniero que dirige la obra, y alter ego de su hermana Irmgard, que desde la infancia lejana sigue escribiéndole con tinta invisible las dos palabras que sellaron su destino: “Querido Eichmann”. 

¿Quién soy? Soy el salvador de todas las personas de sano juicio. Ha llegado la hora de que salga de mi anonimato y me presente: soy Adolf Eichmann. Yo firmé el extermino de un millón de judíos. Un millón de personas que no eran dignas de continuar con vida.

Marea editora

PÁGINAS: 248

FORMATO: 23 x 15 cm

ENCUADERNACIÓN: Rústica