Tal como lo hiciera en los albores de la conquista Felipe Guamán Poma de Ayala en su Primer nueva crónica y buen gobierno, también conocida como Carta al Rey, donde bajo la forma de una misiva de mil cuatrocientas páginas dirigida a Felipe III, se va trazando a través de una escritura híbrida la despiadada crónica del mundo conquistado. Mina de sombra, el extraordinario primer libro de Adela Busquet, se abre como un gran poema coral en el cual comparecen múltiples hablas; desde las jergas propias del altiplano de Bolivia y Perú, hasta el quechua, pero no como un simple ejercicio de estilo (como tampoco lo era para Guamán Poma), sino como un testimonio de las zonas más arrasadas, tumefactas y heridas de nuestro continente indoamericano, donde la extrema violencia y los abusos de un sistema social que perpetúa hasta el presente la barbarie y la opresión que significó la conquista, nos muestra que las huellas de su crueldad no solo le atañen a una región en particular sino que trágicamente levantan un retrato de la humanidad entera. Zurita

Audisea

188 p.

Mina de Sombra - Adela Busquet

$1.000
Mina de Sombra - Adela Busquet $1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Cai Lun Retiro por Belgrano, horario a combinar

    Gratis

Tal como lo hiciera en los albores de la conquista Felipe Guamán Poma de Ayala en su Primer nueva crónica y buen gobierno, también conocida como Carta al Rey, donde bajo la forma de una misiva de mil cuatrocientas páginas dirigida a Felipe III, se va trazando a través de una escritura híbrida la despiadada crónica del mundo conquistado. Mina de sombra, el extraordinario primer libro de Adela Busquet, se abre como un gran poema coral en el cual comparecen múltiples hablas; desde las jergas propias del altiplano de Bolivia y Perú, hasta el quechua, pero no como un simple ejercicio de estilo (como tampoco lo era para Guamán Poma), sino como un testimonio de las zonas más arrasadas, tumefactas y heridas de nuestro continente indoamericano, donde la extrema violencia y los abusos de un sistema social que perpetúa hasta el presente la barbarie y la opresión que significó la conquista, nos muestra que las huellas de su crueldad no solo le atañen a una región en particular sino que trágicamente levantan un retrato de la humanidad entera. Zurita

Audisea

188 p.