"Hay mucho dibujado en torno a la última dictadura cívico-militar argentina. En ese contexto, Juan Carrá e Iñaki Echeverría logran un libro de delicado equilibro, que sabe conjugar información, relato histórico y un estilo gráfico que impacta. (...)

Aunque puede leerse como una novela gráfica, en rigor, el libro está más cerca de ser una historieta documental o una crónica gráfica en la que el personaje del periodista que cubre la causa judicial es en verdad un alter ego para los autores. Carrá y Echeverría se corren para dejar al frente todo lo que sus entrevistados y los registros judiciales tienen para contar sobre la causa. (...)

ESMA tiene varios niveles de lectura. El más claro es el de la información de la causa, de las atrocidades cometidas allí por la dictadura. Pero también está atravesado por el recorrido del propio protagonista siguiendo el caso (“una construcción ficcional para hilar el libro”, señala Carrá) y, no menos importante, por el impacto que tiene sobre los protagonistas el meterse de lleno en la lucha contra la impunidad de los crímenes de lesa humanidad. (...)

Otro aspecto importante del libro es la reconstrucción que la gráfica hace del aspecto investigativo-judicial y pone en la figura de Soiza Reilly la de todos los fiscales querellantes en causas de delitos de lesa humanidad. “Es difícil reconstruir porque la impunidad en la Argentina generó que la justicia empezara a llegar 40 años tarde”, advierte Carrá. “La reconstrucción de esas pruebas, para que tengan peso judicial, es minuciosa, casi antropológica, así que cuando vas a las oficinas judiciales lo que más te impacta es la cantidad de papeles y papelitos y papelotes, las paredes empapeladas por cuadros para determinar conexiones entre los miembros de las Fuerzas”, cuenta. “Hay toda una serie de cosas que generan materialidad de pruebas: no es lo mismo contar una historia que llevarla a tribunales para condenar”.

La Megacausa ESMA es la más grande de la historia judicial argentina, con centenares de casos, centenares de testigos e incontables fojas. Además, extendió su ámbito de observación por fuera de las fuerzas militares e incluyó la complicidad civil.

Uno de los mecanismos narrativos a los que recurrió la dupla para el libro fue –salvo en el caso de Rodolfo Walsh– dejar de lado los nombres más resonantes. La decisión no sólo arroja luz sobre otras víctimas de la maquinaria represiva, sino que también ayudan a dimensionar el caracter sistemático y planificado de la violencia estatal".

Fuente: Pagina/12

Editorial Evaristo

157 págs.

17x24

 

Esma - Juan Carrá, Iñaqui Echeverría

$1.590
Esma - Juan Carrá, Iñaqui Echeverría $1.590
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Cai Lun Retiro por Belgrano, horario a combinar

    Gratis

"Hay mucho dibujado en torno a la última dictadura cívico-militar argentina. En ese contexto, Juan Carrá e Iñaki Echeverría logran un libro de delicado equilibro, que sabe conjugar información, relato histórico y un estilo gráfico que impacta. (...)

Aunque puede leerse como una novela gráfica, en rigor, el libro está más cerca de ser una historieta documental o una crónica gráfica en la que el personaje del periodista que cubre la causa judicial es en verdad un alter ego para los autores. Carrá y Echeverría se corren para dejar al frente todo lo que sus entrevistados y los registros judiciales tienen para contar sobre la causa. (...)

ESMA tiene varios niveles de lectura. El más claro es el de la información de la causa, de las atrocidades cometidas allí por la dictadura. Pero también está atravesado por el recorrido del propio protagonista siguiendo el caso (“una construcción ficcional para hilar el libro”, señala Carrá) y, no menos importante, por el impacto que tiene sobre los protagonistas el meterse de lleno en la lucha contra la impunidad de los crímenes de lesa humanidad. (...)

Otro aspecto importante del libro es la reconstrucción que la gráfica hace del aspecto investigativo-judicial y pone en la figura de Soiza Reilly la de todos los fiscales querellantes en causas de delitos de lesa humanidad. “Es difícil reconstruir porque la impunidad en la Argentina generó que la justicia empezara a llegar 40 años tarde”, advierte Carrá. “La reconstrucción de esas pruebas, para que tengan peso judicial, es minuciosa, casi antropológica, así que cuando vas a las oficinas judiciales lo que más te impacta es la cantidad de papeles y papelitos y papelotes, las paredes empapeladas por cuadros para determinar conexiones entre los miembros de las Fuerzas”, cuenta. “Hay toda una serie de cosas que generan materialidad de pruebas: no es lo mismo contar una historia que llevarla a tribunales para condenar”.

La Megacausa ESMA es la más grande de la historia judicial argentina, con centenares de casos, centenares de testigos e incontables fojas. Además, extendió su ámbito de observación por fuera de las fuerzas militares e incluyó la complicidad civil.

Uno de los mecanismos narrativos a los que recurrió la dupla para el libro fue –salvo en el caso de Rodolfo Walsh– dejar de lado los nombres más resonantes. La decisión no sólo arroja luz sobre otras víctimas de la maquinaria represiva, sino que también ayudan a dimensionar el caracter sistemático y planificado de la violencia estatal".

Fuente: Pagina/12

Editorial Evaristo

157 págs.

17x24