En la segunda mitad de los años 80 y por circunstancias que se intentan dilucidar en este libro, el percusionista peruano Miguel Antonio Bam Bam Miranda aterrizó en Argentina. Lo precedía un enorme prestigio en el campo de la música popular, desde las tradiciones de su tierra a la primera línea del latin jazz neoyorquino como integrante de la orquesta de Machito. 

En Buenos Aires fue apadrinado por músicos tan disimiles como Alejandro Lerner, Lito y Liliana Vitale o Teresa Parodi, en cuyas músicas intervino de un modo decisivo. 

Pero los años 90 lo condujeron a su domicilio definitivo: Córdoba Capital y la orquesta de La Mona Jiménez. Dicen los especialistas que su presencia en el conjunto más popular del interior del país terminó reinventando al género (el cuarteto, por supuesto) y con ese gesto empezó a escribir el último y más prolongado capítulo de su vida. 

Una vida como un mosaico de flashes en el que se cruzan Grateful Dead, Michel Petrucciani, Chabuca Granda, el crossroad con la dinastía Ballumbrosio, Divididos, Bersuit y, claro, la realeza del cuarteto cordobés.

A través de conversaciones con colegas, familiares, amigos y discípulos, Germán Arrascaeta visibiliza la enigmática figura de Bam Bam Miranda y documenta su paso por este mundo y su principal misión: golpear los parches en cualquier tipo de música con la que se involucrara y dejar un sello indeleble.

Editorial Vademécum

El patrón del ritmo. Buscando a Bam Bam Miranda - Germán Arrascaeta

$1.000
El patrón del ritmo. Buscando a Bam Bam Miranda - Germán Arrascaeta $1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Cai Lun Retiro por Belgrano, horario a combinar

    Gratis

En la segunda mitad de los años 80 y por circunstancias que se intentan dilucidar en este libro, el percusionista peruano Miguel Antonio Bam Bam Miranda aterrizó en Argentina. Lo precedía un enorme prestigio en el campo de la música popular, desde las tradiciones de su tierra a la primera línea del latin jazz neoyorquino como integrante de la orquesta de Machito. 

En Buenos Aires fue apadrinado por músicos tan disimiles como Alejandro Lerner, Lito y Liliana Vitale o Teresa Parodi, en cuyas músicas intervino de un modo decisivo. 

Pero los años 90 lo condujeron a su domicilio definitivo: Córdoba Capital y la orquesta de La Mona Jiménez. Dicen los especialistas que su presencia en el conjunto más popular del interior del país terminó reinventando al género (el cuarteto, por supuesto) y con ese gesto empezó a escribir el último y más prolongado capítulo de su vida. 

Una vida como un mosaico de flashes en el que se cruzan Grateful Dead, Michel Petrucciani, Chabuca Granda, el crossroad con la dinastía Ballumbrosio, Divididos, Bersuit y, claro, la realeza del cuarteto cordobés.

A través de conversaciones con colegas, familiares, amigos y discípulos, Germán Arrascaeta visibiliza la enigmática figura de Bam Bam Miranda y documenta su paso por este mundo y su principal misión: golpear los parches en cualquier tipo de música con la que se involucrara y dejar un sello indeleble.

Editorial Vademécum